Croquetas de salmón y queso azul: cocina de aprovechamiento

#Aperitivos, entrantes y tapas 07 marzo 2018

España ocupa el séptimo puesto entre los países de Europa que más comida desperdician. Supermercados y sobre todo restaurantes encabezan la lista. Se calcula que en estos últimos, un tercio de los alimentos acaban en la basura.


Afortunadamente, cada vez se toma más conciencia de este problema y tanto supermercados como restaurantes ya están implementando mecanismos para reducir el despilfarro que esto supone, no sólo en alimentos,  también en el plano económico.


Pero el desperdicio de alimentos es un problema que también atañe a los particulares, ya que se tiran de media 1,3 kilos de alimentos a la semana en cada hogar. Hay que adquirir hábitos que eviten que la comida acabe en la basura. Y no son difíciles. La cocina de aprovechamiento es una gran ayuda. Hay muchas formas de utilizar los excedentes de una comida o cena, y además se puede hacer con recetas deliciosas.


Os dejo una de ellas, ideal para utilizar el salmón fresco ya cocinado que nos haya sobrado de otra comida: CROQUETAS DE SALMÓN Y QUESO AZUL.  ¡Y además se pueden conservar en el congelador y usar de forma rápida cuando sea necesario!.


INGREDIENTES:


Para la masa:



  • 150 gramos de salmón cocinado

  • 50 gramos de queso azul

  • 25 g de aceite de oliva

  • 50 g de mantequilla

  • 100 g de harina

  • 400 g de leche


Para empanar:



  • 1 huevo batido

  • 150 g de pan rallado


Para freír:


  • 300 g de aceite

PREPARACIÓN:


1.- Pon el salmón (sin piel ni espinas si las tuviera) en el vaso y pica 4 seg/vel 4.


2.- Añade al vaso el aceite y la mantequilla y sofríe 2 min/120ºC/vel 2.


3.- Añade la harina y rehoga 2 min/120ºC/vel 2.


4.- Incorpora la leche y mezcla 10 seg/vel 6.


5.- Añade el queso azul en trocitos y programa 8 min/100ºC/vel 4.


6.- Vierte la masa en una fuente humedecida previamente para que no se pegue. Deja enfriar y reserva en el frigorífico un mínimo de 6 horas.


7.- Da forma a las croquetas. Pásalas por pan rallado, luego por huevo y de nuevo por pan rallado. Fríe en abundante aceite muy caliente.


¡Deliciosas!