PRODUCTOS DE TEMPORADA

#Verduras, hortalizas y ensaladas 16 enero 2018

Vivimos en un mundo en el que podemos encontrar en los mercados prácticamente cualquier producto alimenticio en cualquier momento del año. Sin embargo, los alimentos, especialmente los cultivados, tienen sus propios calendarios de temporada. 


Consumir productos de temporada tiene grandes ventajas  y beneficios:


En primer lugar, son productos recolectados en su momento justo de maduración, lo que supone que conservan plenamente sus propiedades nutricionales: vitaminas, minerales y demás nutrientes. Además su textura, apariencia y sabor son mucho más intensos. En general, son productos de mayor calidad.


Sus precios son más económicos, ya que al estar en su momento natural óptimo, no requieren tantos procesos de conservación. Suelen usarse fertilizantes naturales, y no tantos aditivos químicos necesarios para un proceso de cultivo y conservación fuera de temporada. 


El consumo de productos de temporada favorece la diversidad de cultivos y el mantenimiento de una agricultura tradicional y más local. También esto influye en sus precios, ya que disminuye el coste tanto del transporte como del almacenaje.


Estos dos últimos puntos tienen una importante repercusión en el medio ambiente, ya que se ahorra energía y disminuyen también las emisiones de CO2.


Los meses de invierno son óptimos para el consumo de vegetales como los de la familia de las coles (coliflor, repollo, col, lombarda, coles de Bruselas....). También es un buen momento para consumir calabaza, apio, puerros, espinacas, judías verdes o habas, entre otros. 


En cuanto a las frutas, es el momento ideal de los cítricos, pero también de la piña, la manzana o la chirimoya.


¡Dale un cambio saludable a tu dieta y consume productos de temporada!